Detox nutricional

Detox nutricional para un detox emocional

Iris Fernández

De todos es conocido que mediante el Detox nutricional purificamos nuestro cuerpo a través de una alimentación consciente basada en la utilización de licuados que contienen alimentos naturales y que contribuyen a la efectiva limpieza de nuestro organismo.

Pero lo que quizás aún no sepas es que las propiedades beneficiosas del Detox van más allá de la pérdida de peso, ya que esta forma de desintoxicar nos conduce no sólo a un mayor bienestar físico sino también un mayor bienestar emocional.

Mediante un plan de alimentación Detox ayudamos al organismo a hacer un “reset” aligerando los órganos del exceso de toxinas acumuladas con el fin de conseguir un correcto funcionamiento interior a todos los niveles, físico y en consecuencia psíquico.

Cuando a lo largo del tiempo acumulamos hábitos inadecuados de alimentación, así como otros factores en relación a la polución, el estrés, el tabaquismo, comer a deshoras, cenas copiosas, consumo reiterado de bollería, azucares… nos lleva a una sobrecarga de los órganos implicados en el correcto funcionamiento.

Por este motivo, el Detox nutricional se encarga de eliminar esas toxinas acumuladas de una forma sencilla y ligera, a través del “cleansing” ayudando a los órganos implicados en la depuración a trabajar mejor.

Gracias a alimentos saludables el hígado, intestinos, riñones, sistema linfático, piel harán sus funciones sin que apenas nos demos cuenta, ni nos suponga un esfuerzo.

 

 

Detox nutricional para tu cerebro

Los beneficios colaterales del Detox son innumerables, a parte de la pérdida de peso -es obvio y está científicamente comprobado que eliminamos grasas y líquidos acumulados-, destacan muchos otros:

  • Se produce una mejora de los procesos de digestión.
  • Disponemos de energía a lo largo de todo el día.
  • Nos conectamos conscientemente con nuestros deseos y necesidades vitales.
  • Aprendemos a reconocer qué sienta bien a nuestro organismo y qué no.
  • Mejoramos el rendimiento mental.
  • El insomnio desaparece y en consecuencia descansamos mejor.

Así mismo,  al cambiar los hábitos también desaparecen las dependencias emocionales a ciertos alimentos no saludables (los llamados “antojos”), nos enfocamos en retos u objetivos personales y profesionales de otra forma, mejora nuestro humor, ganamos vitalidad, valoramos los alimentos por sus propiedades y aumentamos la gratitud en general.

También mejora la autoestima, nos liberamos de los pensamientos negativos y nos sentimos bien en todos los sentidos, lo que hace que vivamos y transmitamos en nuestro entorno la mejor versión de nosotros mismos.

Aunque hay que tener en cuenta que en las fases iniciales pueden existir “recaídas”  y colarse algún pensamiento del tipo:

No puedo, abandono…

Una vez pasemos esos momentos puntuales de debilidad momentánea inicial, el Detox nutricional puede llevarte como consecuencia a un importante detox emocional.

 

 

Qué es un Detox Emocional?

El detox emocional se entiende como la limpieza o desintoxicación de las emociones y/o pensamientos negativos que se cuelan en nuestra mente, a diario evitando que nos enfoquemos en lo que deseamos e impidiendo que alcancemos la plena felicidad.

Se trata de una toma de conciencia, gestión emocional y cambio de creencias, pensamientos condicionantes o hábitos limitantes que nos impiden crecer como personas y estar satisfechos con nosotros mismos.

De este modo, podríamos decir que el cambio nutricional no consiste únicamente en aprender a hacer una dieta desintoxicante para perder peso y depurar nuestro organismo (que también), sino en instaurar y disfrutar de un estilo de vida sano basado en la reeducación alimentaria, que perdurará en el tiempo y repercutirá positivamente en el estado de ánimo y en una buena autoestima.

En definitiva, con el Detox se consigue una mejora en la salud de una forma integral.

 

 

Reconciliación entre alimentación y autoestima

Hay un dicho popular que dice que “Somos lo que comemos”, pero bien podríamos decir que somos lo que nuestra autoestima dice de nosotros.

Existe una estrecha relación entre los alimentos que consumimos y la autoestima. Normalmente, en los hábitos alimenticios reflejamos lo que sentimos y viceversa, ya que hay alimentos que hacen que nos sintamos más vitales o más contentos.

Además, nuestra autoestima se fortalece o debilita por la forma en la que nos percibimos y esto influye también en el modo en el que nos alimentamos y cuidamos de nuestro cuerpo.

Hoy en día, el ejercicio o la actividad de comer no se trata solo de alimentarse para sobrevivir, sino que tiene múltiples connotaciones personales y sociales.

Consiste, sobretodo, en equilibrar los nutrientes que cada persona necesita mientras disfrutamos del placer que nos dan los beneficios de determinados alimentos. De esta forma, alimentamos no sólo el cuerpo sino también nuestro alma o esencia.

 

 

Detox y bienestar emocional van de la mano

Que nuestra alimentación altera nuestro estado de ánimo no es ningún secreto, pero esto a menudo se nos olvida. Ya sea por falta de tiempo, por falta de motivación o porque nos imponemos dietas para adelgazar que resultan poco realistas, muchas veces mantenemos relaciones con la comida poco saludables y hábitos alimenticios que dañan el conjunto de nuestro bienestar emocional.

Como bien hemos comentado con anterioridad, la acumulación de toxinas en el cuerpo que genera una mala alimentación produce una sensación de malestar generalizada.

Esta sensación se manifiesta en todo nuestro organismo, provocando sentimientos de tristeza, pesadez e incluso, en ocasiones, puede llegar a darse un estado de ánimo deprimido.

Estos hábitos de alimentación inadecuada, generalmente se acompañan de una conducta que denota baja autoestima, sentimientos de culpa y falta de confianza en uno mismo.

Por el contrario una alimentación equilibrada y ordenada, acompañada de ejercicio físico moderado, es capaz de liberar una gran cantidad de toxinas y generar endorfinas, hormonas que se encargan de producir esa placentera sensación de bienestar.

El Detox está ideado para obtener la variedad, la justa cantidad y el equilibrio perfecto de lo que nuestro organismo necesita para sentirnos bien.

Algunos ejemplos de los beneficios que contienen los licuados que conforman el Detox, son el aporte de nutrientes y minerales esenciales que podemos encontrar en las verduras de hoja verde, como es el caso del magnesio que puede aliviar el estrés y el ácido fólico que ayuda al organismo a producir energía y a recuperarse de la depresión. Así como vitaminas, que incrementan los niveles de norepinefrina, ayudándonos a estar motivados, en alerta y felices.

Por ello, la clave para mantener una alimentación que nos haga felices reside en priorizar en los alimentos que contengan nutrientes con determinadas características que promueven estados de ánimo positivos.

Todo ello, con el plan Detox (100% natural) a base de verduras crudas, frutas frescas y proteínas vegetales,  resulta posible y mucho más sencillo de conseguir.

Iris Fernández
Psicóloga sanitaria