Coaching para la salud y la vida

Coaching para tu salud

Iris Fernández

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su constitución, define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

 

Esta dimensión nos hace situarnos en un plano no solo individual y aislado, sino en un plano integrador de la sociedad y del ser humano, entendiéndolo como conjunto de condiciones necesarias o calidad de vida que permita a la persona desarrollar y ejercer todas sus facultades en armonía y relación con su propio entorno.

 

Fomentar la salud supone por tanto desarrollar en las personas la capacidad de elección de un estilo de vida sano, acorde con ese entorno y a su vez, mejorarlo con los diferentes medios que tenemos a nuestro alcance. El coaching es uno de ellos.

 

No solo transmitiendo información y conocimientos elementales sobre cuestiones de salubridad sino, sobre todo, desarrollando hábitos capaces de modificar aquellos comportamientos insanos o peligrosos para la salud, se hace necesario recurrir al Coaching, mediante estrategias de intervención y procedimientos específicos de aprendizaje y adquisición de conductas.

 

Qué es Coaching ?

Una de las definiciones más breves pero más acertadas de Coaching es “cambio”.

 

El Coaching es decidir qué quieres, descubrir cómo conseguirlo y llevar a cabo acciones para lograrlo.

 

Coaching es acompañar, facilitar, crear un camino juntos, hacer ver posibilidades cuando no se creen en ellas, ayudar a conseguir resultados apoyándose en los propios recursos. En definitiva, si tuviéramos que definirlo, Coaching sería una potente herramienta para el desarrollo personal y profesional, para ampliar la capacidad de superación, de eliminar obstáculos y de conseguir resultados.

 

“El Coaching es un proceso para mejorar en algún aspecto, para el desarrollo de la persona. Es acompañamiento para la superación. Es confiar, creer, hacer, avanzar, conseguir, superar, mejorar, cambiar, crecer. Es una herramienta que mejora el bienestar.”

 

La Escuela Europea de Coaching, lo define haciendo referencia al “método”, entendiendo el Coaching como: “el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de objetivos”.

 

Por otra parte, la International Coach Federation (ICF) entiende el  Coaching como: “una relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas. A través de este proceso de Coaching, los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su caisad de vida”

 

El Coaching produce cambios en las personas, aumentado su bienestar y felicidad y/o incrementando el bienestar y la productividad personal y profesional. Este método se basa en hacer ver a la otra persona sus propios recursos y fortalezas, retándose a sí misma, para ir desde una realidad actual a una realidad deseada. En definitiva, desarrollarse, crecer, mejorar, cambiar. Para ello, debemos preguntarnos:

 

¿Cuál es mi objetivo?

¿Qué quiero conseguir?

¿Qué te impide conseguirlo?

¿Qué podrías hacer para cambiar?

 

Como ya hemos comentado, el Coaching es un proceso de cambio y de desarrollo personal y profesional, mediante la asunción de la responsabilidad sobre la propia vida. Es un proceso de aprendizaje integral, a nivel cognitivo, emocional y corporal. Es aprender a revisar nuestros procesos de razonamiento, a tomar decisiones sobre nuestro comportamiento como parte activa y consciente del proceso. Es asumir nuestra propia responsabilidad para hacer que las cosas pasen.

 

El Coaching Es un proceso de aprendizaje y cambio basado en su mayor parte en el lenguaje, en el que el cliente ve por si mismo cómo lo que cree real y cierto no es tan realidad, sino propia interpretación que hace de la realidad. Cuestiones como: ¿Qué datos tienes para creer esa afirmación? ¿En qué te basas para pensar así?, nos hacen pensar que la realidad que vivimos está sesgada por cada interpretación subjetiva.

 

El Coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender, en lugar de enseñarle.

 

El Coaching se entiende como un “proceso”, porque conlleva un transcurso con inicio y fin, en el que se establecen una serie de etapas que suponen cambios en el cliente. Así, el coach (entrenador) acompaña al coachee (cliente), desde donde está hasta donde quiere estar.

 

En ese proceso se trabaja con sus creencias, sus bloqueos internos, sus recursos… es decir, con lo que le esté limitando y con aquello en lo que se puede apoyar.

 

Cuando el cliente consigue su objetivo, el proceso finaliza, y esa persona debe sentir que tiene la autonomía necesaria para dirigir su vida hacia donde quiera (objetivos personales, profesionales, salud…).

 

Estas etapas o fases van desde el análisis de necesidades del cliente, qué quiere y cómo lo quiere, identificando qué tiene para conseguirlo y qué le está impidiendo hacerlo, hasta conseguir una acción y compromiso por parte del cliente, que le permita hacer algo diferente para lograr resultados distintos.

 

En términos generales, podríamos decir que el Coaching es un entrenamiento para la vida, en el que las personas aprenden herramientas para afrontar obstáculos, establecen objetivos y desarrollan las acciones necesarias para conseguirlos. Se trata de devolver al cliente toda la responsabilidad sobre su propia vida, conectar consigo mismo, con lo que necesita, lo que siente, lo que quiere y trabajar con él para que haga de su vida su camino, eligiendo de forma consciente su destino.

 

Cómo trabaja el Coaching ?

El Coaching trabaja mejorando sus habilidades, competencias y respuestas ante diferentes situaciones. Te entrena para cambiar la forma en la que ves las cosas, facilitándote modificar juicios y creencias que, sin saberlo, te están limitando.

 

Te ayuda a ampliar las posibilidades al interpretar las cosas, ampliando también tus posibilidades de éxito y de bienestar.

 

De este modo, el Coaching es una herramienta muy útil en los procesos de crecimiento personal. Se basa en incrementar el nivel de conciencia de tu propia vida, es decir, hacer conscientes realidades que no ves, o pensamientos que te limitan para poder gestionarlos. Se trata de detectar y eliminar esos obstáculos, potenciando tu capacidad para identificar tus objetivos, y de desarrollar su implicación y compromiso para conseguirlos.

 

Asimismo, el Coaching no sólo implica un proceso de aprendizaje, sino también de desaprendizaje de cosas que hemos aprendido a lo largo de nuestras vidas y que ya no nos sirven.

 

El Coaching trabaja para la acción, no importa tanto tu pasado como tu futuro. No es tan importante el porqué, como el para qué. De este modo, mediante el proceso de Coaching se busca el propósito, el objetivo.

 

Cuales son los objetivos del Coaching ?

Uno de los objetivos del Coaching es potenciar las fortalezas propias y descubrir debilidades para minimizarlas. Se trata de reconocer los recursos personales con los que cuentas, que te pueden ayudar en el camino hacia la consecución de tus metas y objetivos, y apoyarte en ellos.

 

Igualmente, se trata de detectar qué elementos pueden estar limitando que consiga esos objetivos, analizando cuáles son y de qué forma te pueden estar limitando. Como ya se ha comentado, la mayoría de las veces, esos limitadores existen en tu cabeza y son tus creencias:

 

“no es que no puedas, es que crees que no puedes”.

 

Tras establecer y clarificar los objetivos que se quieren conseguir, de identificar los recursos y limitadores, se trata de que el coach acompañe al cliente en el camino. De esta forma, entre otras acciones, le ayudará a poner el foco dentro de sí mismo, aprendiendo a valorar sus recursos internos y externos, fortalezas personales y a detectar limitaciones y obstáculos, con sus propias creencias.

 

Los procesos de Coaching tienen como finalidad producir cambios. Cambios, en su sentido más amplio, entendidos como mejora, transformación o modificación, de un estado inicial de insatisfacción a un estado final de mayor bienestar y satisfacción.  En términos generales podríamos decir que el Coaching sirve para conocerte mejor y descubrir competencias, valores, capacidades y habilidades en ti mismo que hasta el momento desconocías o creías haber perdido. Sirve para cambiar esas creencias que te limitan por otras que potencien y así alcanzar objetivos o estados de bienestar que antes parecían inalcanzables. Sirve también para mejorar tus relaciones interpersonales, para modificar aquello que no te gusta, para reenfocar tu vida, encontrar tu sentido, para sanarte…

 

Por otra parte, nada tiene sentido si el cliente no es parte activa del proceso de Coaching. No hay proceso de Coaching si la persona no tiene la voluntad de comprometerse a cambiar o conseguir algo. No hay que olvidar que el cambio personal es un asunto de motivación, ya que sólo las personas que se sientan motivadas harán el esfuerzo necesario para cambiar aquello que necesitan.

 

Las aplicaciones del Coaching están dirigidas a diferentes tipos de personas, situaciones y momentos. Desde personas que quieren conseguir objetivos específicos, por ejemplo en temas de gestión, a personas que quieren desarrollar habilidades de relación, mejorar sus relaciones personales o simplemente sentirse mejor. Por ello, el Coaching es un entrenamiento para la vida. Cualquier persona, en cualquier tipo de profesión o situación vital, puede necesitar un coach. Lo único que se requiere de él es implicación y compromiso, ya que los resultados sólo dependen de su nivel de esfuerzo. Es decir, es necesario que el cliente tenga la motivación que le permita esforzarse por cambiar las cosas.

 

Tipos de Coaching

Actualmente, el Coaching lo podemos encontrar en sectores tan diversos como la empresa, el deporte, la educación, la salud o la vida, en general.

 

El Coaching Personal está principalmente enfocado a la persona de forma individual, con el fin de definir objetivos de vida personales o conseguir metas, dentro del plano personal como por ejemplo: mejorar sus relaciones interpersonales, ser más feliz, mejorar su actitud ante la vida, etc.

 

Por otro lado, el Coaching para la Salud tiene como objetivo la búsqueda del bienestar y el equilibrio del coachee. Lo más importante, es la búsqueda del equilibrio en la promoción de la salud. Esta metodología de Coaching se aplica tanto a nivel preventivo mediante estilos de vida más saludables, como en patologías crónicas a través de la mejora en diversos tratamientos.

 

En Coaching para la salud destaca también la Biología del Cambio del Observador-BCO, aplicando el Coaching al alivio de dolores y enfermedades crónicas. Así como el Coaching Nutricional, con el que se aprende a desarrollar hábitos alimentarios saludables para la promoción del propio bienestar y la salud, o el Coaching Antiestrés para la prevención positiva del estrés laboral y la gestión emocional del mismo.

 

Con el Coaching Deportivo se lleva a cabo un proceso de desarrollo del cliente para el incremento del rendimiento deportivo, en deportes individuales y de equipo. Se desarrolla el potencial del deportista basándose en el autoconocimiento y la autoconfianza, superando sus límites y creencias, con el fin de incrementar su motivación, rendimiento y conseguir mejores resultados.

 

Así, en cualquier situación en la que queramos mejorar algo, podemos recurrir al Coaching.

 

Todo el mundo pasa en algún momento de su vida, incluso en varios momentos, por situaciones en las que es consciente de que no puede con todo, en las que hay algo que no va bien o en la que necesita apoyo para mejorar algo. Esos momentos de transición o incertidumbre los vivimos todos. Pero aún nos falta, en general, esa conciencia de saber que necesitamos ayuda o de aprender a pedir ayuda, y de saber que hay cosas que con el apoyo de otras personas se resolverían mejor.

 

Si elegimos ir acompañados, en este caso de un coach que nos ayude a mirar donde nosotros no alcanzamos por nuestras limitaciones y nos ayude a establecer un plan de acción cuando nosotros no vemos posibilidades, tendremos la posibilidad de llegar más lejos en nuestro desarrollo y consecución de objetivos.

 

En el momento en el que sabemos que queremos mejorar algo, ya se producido un cambio y hemos avanzado un paso, ya que existe cierto descontento con la situación actual y deseamos cambiarla. Como ves, existen muchas razones y causas por las que una persona puede beneficiarse del Coaching. Seguramente a partir de ahora, si no lo has hecho ya, sentirás las necesidad de pedir apoyo de un profesional cuando quieras mejorar alguna situación en tu vida, desarrollar alguna habilidad o establecer nuevos objetivos.

 

¿Alguna vez pensaste en buscar ayuda, apoyo, guía, para gestionar mejor algunas situaciones?

 

“Si quieres llegar rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”.

 

Fuente:  Chica, L. (2015). “Pon un coach en tu vida”. Ed: Alienta

Iris Fernández

Psicóloga sanitaria